h1

Ridiculum iniquitatis

23 marzo 2010
El felón y las setas

Carlos Hugo y otras dos con boina en el museo, a ver si les ponen en una vitrina

Nadie en los siete mares sabe en qué fundió Carlos Hugo el patrimonio familiar más lo que obtuvo del masonazo de su suegro Bernardo de Holanda, el antiguo nazi, mediante el cual el hijo traidor de Don Javier se puso a trabajar para Juan Carlos, desde bastante antes de la muerte de Franco.

Gracias a esa, ejem, privilegiada relación con Juancar, Carlos Hugo consiguió tanto una indigna nacionalidad española como la legalización de su Partido falsamente Carlista, a pesar de que antes se había legalizado la Comunión Tradicionalista, único Partido Carlista, denominación ésta que estaba también en sus Estatutos. Partido “Carlista” que dejó de ser suyo cuando él mismo lo abandonó.

Un sujeto como Carlos Hugo que traiciona a su padre, a su madre, a su Familia, a su Causa, a su mujer, a su Religión, vuelve a traicionar cuantas veces le apetezca. Ahora olisquea la creciente pérdida de popularidad de Juan Carlos y, con su sentido del oportunismo (que no de la oportunidad) y con su hermana el hada mala María Teresa la marxista, le da por hozar en los restos del falso Partido Carlista/EKA (los escasos ekarras andan de los nervios) y por querer olvidar que fue franquista y demócratacristiano, socialista autogestionario, yugoslavo y cheguevariano, que rindió pleitesía a Juan Carlos como “rey”, que mandó a sus hijos a bodorrios y entierros de los usurpadores para que inclinaran la cabeza ante el Letizio, que, perversidad suma, él y María Teresa quisieron casar a su hija y sobrina Carolina con el Letizio mismo.

Como para que vuelvan a identificarlo con ese carlismo que abandonó, consigue no se sabe cómo (el número de los imbéciles no es tan infinito como la imbecilidad de los de UPN) visitar el llamado Museo del Carlismo en Estella, casi un mes antes de su inauguración oficial, que es hoy. Y como perdió toda la dignidad que tuvo y no le tiene ningún respeto a la boina roja, hace el payaso poniéndosela para visitar el museo, lo mismo que el hada mala María Teresa y una desconocida que, observad la foto, se la pone en plan emplasto, plaf, en equilibrio precario sobre la hortera cabellera rubia de bote y rizosa de bigudí.

Veremos qué pasa en la inauguración del dichoso museo, entre politicuchos rojos y rosas y miembros de un “Consejo Consultivo” que, tatatachán, incluye uno de EKA, el falso “Partido Carlista”, que aportó lo que robaron de los fondos del Museo de Recuerdos Históricos de Pamplona; y, tatachán, tatachán, tatachán, otro de, ejem, CTC. ¿En pie de igualdad la Comunión Tradicionalista, o sea, los carlistas, con los falsarios ekarras? Pero, ¿son de verdad de la Comunión Tradicionalista Carlista? ¿Pondrán en una vitrina a los “no negociables“? ¿Irá el expríncipe a bendecir el parto?

Continuará.

Anuncios

5 comentarios

  1. Me pierdo con algunas cosas. Le echa en cara a la CTC que acepte tratar de igual a igual con los ekarras. Me parece bien, pero, ¿no era la CT la que estaba negociando con un sector del PC-EKA de cara a su integración?

    Por cierto, creo que debería comentar algo de lo de AES en su habitual tono jocoso.


    • Vamos a ver. Comunión Tradicionalista, Comunión Tradicionalista Carlista, sólo puede haber una. Que es también el único Partido Carlista. Ahora: si a lo que se refiere usted es a eso que algún locoide puso por los ciberforos del diablo, de reuniones entre leales a Don Sixto Enrique, de un lado, y ekarras y/o hugonotes del otro, hace falta estar muy perdido para creérselo. Ná de ná.

      El último mariconeo (sensu stricto) de AES sí que pide unos coletazos del CeTáCeo. Pero dejemos esas aguas tan turbias para después de Semana Santa.


  2. Ya digo que no conozco a fondo los entresijos del carlismo, y es fácil que me la den con queso. De ahí que le diera cierta credibilidad a esas informaciones. Me alegro de que sean falsas.

    Espero con impaciencia los próximos coletazos.


  3. Efectivamente, es patético que este sujeto, traído desde Londres (en mala hora) a finales de los 50, mariconeando con el franquismo en los 60, encamándose con comunistas en los 70, y desaparecido durante 30 años dejando con el culo al aire y la cartera vacía a sus secuaces, ahora se ha calado la txapela de forma ridícula y extemporánea queriendo erigirse en pretendiente (los reyes legítimos son reclamantes) de la nada.


  4. Este no va de rey legítimo, es “juancarlista”.

    Le vale con que le bailen un poco el agua el régimen.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: